CONTROL DE RESULTADOS

Kënsla - Branding - Bizkaia - Control de resultados

17 Ene CONTROL DE RESULTADOS

Como cada comienzo de año, la mayoría de las empresas revisan los resultados obtenidos a lo largo del año y se plantean los del año que viene. ¿Cómo lo hacemos?

Para empezar, para comprobar si las cosas han salido bien o hay algo que mejorar, necesitamos saber qué son esas “cosas”. Esas cosas son nuestros propósitos; es decir, los objetivos que nos habíamos planteado. En el último post del 2017, compartíamos una reflexión sobre los objetivos logrados (y los que no hemos conseguido) en Kënsla, pero, cómo lo comprobamos realmente? Veámoslo.

Supongo que te habrás planteado como objetivo principal: LA RENTABILIDAD DE LA EMPRESA. Y si ese objetivo ya estaba conseguido y es estable en tu negocio, te plantearás mantenerla o aumentarla.

¿LO HAS LOGRADO?

Si la respuesta es SÍ, enhorabuena. Si la respuesta es NO, ánimo, no decaigas y vamos a ver qué se puede hacer para cambiar un poco la forma de hacer y continuar con fuerza y paso firme.

Aunque tu objetivo número 1 haya estado relacionado con la rentabilidad de tu negocio, para lograrlo, te has ido forjando un camino en el que hay que ir dando pasitos. ¿Has logrado dar esos pasitos? ¿Ha sido suficiente?

Para comprobarlo, habrás tenido que plantearte una serie de objetivos cuantificables; es decir, que se puedan medir. Además, debemos de definir en cuánto tiempo deseamos lograrlo.

Estos son dos de los puntos más importantes para poder analizar los resultados obtenidos. No es lo mismo decir: “Aumentar los seguidores de mi blog.” que “Conseguir 1000 nuevos seguidores para mi blog en el 2018.” En el primer caso, si logramos un solo suscriptor más y lo hacemos a lo largo de 10 años, en teoría, habríamos logrado alcanzar nuestros objetivos, pero, en la realidad, no creo que sea lo que estabas buscando.

CONSEJOS PARA ESTABLECER OBJETIVOS MEDIBLES

  • Que sean cuantificables.
  • Establecer un tiempo limitado para obtenerlos.
  • Que sean realistas (o te frustrarás por el camino).
  • Definir un método para medir los resultados.
  • Concretarlos al máximo.

 

ESTABLECER LA RUTA PARA EL PRÓXIMO AÑO

Es el momento de observar qué ha salido bien y qué debemos de mejorar. Aquello que haya salido bien podremos repetirlo si fuera necesario. Y respecto a aquello que no haya salido como esperábamos, deberemos reflexionar el porqué y cómo hacerlo de otra manera (si es que sigue teniendo sentido para tu negocio).

No Comments

Post A Comment

Responda por seguridad *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR